Okupas en casa, un problema muy actual

Cuando se tiene un piso que no se utiliza uno de los riesgos más serios que se corre hoy en día es que pueda ser ocupado de manera ilegal por gente que se niegue a salir de la casa. En estos casos, el propietario queda en un verdadero estado de indefensión ya que puede denunciar y sabe que acabará ganando, pero el proceso puede ser muy largo y cansino y mientras se produce una sentencia favorable quizás el piso esté siendo destrozado por sus ocupantes, a los cuales les importará muy poco conservarlo en buen estado.

Ante este problema algunos propietarios optan por esperar a que los ocupantes del piso lo dejen durante un rato para buscar a un cerrajero en madrid y cambiar la cerradura de la casa, recuperándola de este modo. Pero normalmente no es tan sencillo. Como conocen esta posibilidad, la mayoría no dejan jamás la casa sola y si el propietario trata de entrar a la fuerza y echarlos puede ser detenido al momento.

Una verdadera ironía, ya que el propietario puede acabar en el calabozo por querer entrar en una vivienda que es suya y que jamás cedió a la gente que está dentro en ese momento. Mientras, la ley ampara a esos ocupantes ilegales, permitiéndoles seguir dentro o, lo que es lo mismo, impidiendo que se les eche. Y todo puede seguir así durante muchos meses, hasta que acaba habiendo sentencia y la policía puede actuar.

Incluso hemos podido enterarnos de casos en los que los ocupantes ilegales piden dinero a los legítimos propietarios a cambio de marcharse y devolverles una casa totalmente deteriorada y saqueada. Un chantaje en toda regla al que algunos acaban cediendo para poder recuperar su vivienda y arreglarla porque la necesitan de manera urgente. Incluso hay personas que se dedican a realizar estas ocupaciones para poder obtener dinero de los diferentes propietarios.

Entonces, ¿qué se puede hacer para evitar una ocupación ilegal de la vivienda? Es imposible evitarlo al cien por cien, pero se puede tratar de evitar visitando la casa con frecuencia. Si no se va a usar la casa durante mucho tiempo se puede alquilar a una persona de confianza, incluso a un precio simbólico para que la cuide y no esté vacía. De este modo, cuando la necesitemos nos la devolverán sin problema y además la conservarán en buen estado.

Como actuar si la persiana de un negocio no abre

Muchos negocios están protegidos por persianas metálicas para evitar robos. Estas persianas suelen tener dos sistemas diferentes: En algunos casos estamos hablando de persianas automáticas cómodas y modernas. El dueño del establecimiento o el empleado encargado de la apertura solo tiene que introducir una llave en un dispositivo junto a la puerta, girarla y las persianas se abren automáticamente. Cuando hay varias persianas protegiendo la puerta y el escaparate, normalmente abren todas de una vez con solo introducir una llave.

En otros, hablamos de las tradicionales persianas con el cierre en la parte de abajo, que se debe de abrir y tirar de la persiana hacia arriba manualmente. Cada persiana se abre de manera independiente y tiene su propio cierre. Es un sistema más incómodo pero también es más económico, por eso se ve en muchos pequeños negocios, especialmente cuando hay que colocar varias persianas.

Si se acude a trabajar y la persiana no abre puede ser que el mecanismo mecánico se haya estropeado, si se trata de los modelos con motor. Pero también puede ser que se haya dañado la cerradura en el caso de los modelos más sencillos. Quizás alguna persona haya introducido algo en el agujero de la cerradura impidiendo que pueda entrar la llave o se haya atascado de manera accidental.

En estos casos, hay que tomar una decisión rápida. Se puede llamar a los mismos que han instalado las persianas, pero si estas ya no tienen seguro habrá que pagar la visita, la cual no será barata. En muchos casos, la empresa no empieza a funcionar con el mismo horario que el negocio o incluso no pueden acudir al momento.

Si esto pasa, no se podría abrir el negocio, lo cual seguramente ocasione pérdidas importantes, ya que no solo se dejará de vender, habrá que pagar el sueldo a una persona que no esté trabajando realmente en caso de que haya empleados y además se puede perjudicar la imagen del establecimiento.

La mejor solución es llamar a Cerrajeros urgentes Pamplona 24h, ya que un servicio de cerrajería urgente asegura atención en muy poco tiempo. Normalmente, estos profesionales pueden ocuparse de ambos tipos de persianas, al menos para levantarlas y que se pueda llevar a cabo el trabajo, aunque haya que acudir más tarde para reparar la avería que tengan los motores o para cambiar la cerradura.